La mano poseida

imagen

El síndrome de la mano extraña o síndrome de la mano ajena es un desorden mental raro en el cual las manos de quien lo padece parecen adquirir vida propia.

El síndrome es más común en casos de personas que han tenido una cirugía de separación de hemisferios cerebrales (comisurotomía), un procedimiento usado en ocasiones para relajar los síntomas de casos extremos de epilepsia. También ocurre en algunos otros casos de cirugía cerebral, golpes cerebrales o infecciones.

La mano que sufre la afección es la del lado contrario a la del hemisferio que se haya lesionado y si la lesión se produce en ambos hemisferios las dos manos pueden llegar a tener estos comportamientos extraños.

Es muy común ver en las personas que lo padecen a sus manos peleando una contra la otra. Pueden tener dificultades en muchas cosas como para leer un libro, ya que una mano lo abre y la otra lo cierra, o lo mismo le puede suceder al querer dejar un objeto ya que por ejemplo lo deja con su mano derecha y la mano izquierda lo toma inconscientemente, como si la mano tuviera vida propia.

Esto no se trata de ningún tipo de posesión, la causa que lo produce esta en el cerebro, el cuerpo calloso se encuentra en la zona que conecta a ambos hemisferios y al provocarse un daño en esta zona comienza a darse una ausencia en la comunicación entre los mimos, no se transmiten los datos entre ellos y la persona comienza a comportarse como si tuviera dos cerebros.

Actualmente no existe un tratamiento conocido para el síndrome de la mano extraña, la única forma de reducir los síntomas es ocupando la mano extraña con alguna tarea, por ejemplo sosteniendo con ella algún objeto.

Autor: Jose Sevane

Esta entrada foi publicada en 3. Saúde e calidade de vida e etiquetada , , , . Garda o enlace permanente.

One Response to La mano poseida

  1. María Piñeiro di:

    Xa tiña escoitado algo sobre isto nun documental no que falaba unha muller que se tiña sometido a una ciruxía de separación de hemisferios cerebrais (non sabía que esta operación recibía o nome de comisurotomía, por certo), creo que para tratar un caso grave de epilepsia. Contaba que tiña problemas en moitas tarefas cotiás, que cunha man se vestía e coa outra se desvestía aínda que non quixese… non me lembro moito, pero si recordo que chegou a dicir que, desde a operación, sentíase como se tivese dous cerebros.

Deixa unha resposta