“No” a la venta de marfil

La comercialización del marfil fue prohibida en 1989, sin embargo, a países  que demostraron proteger de manera efectiva sus elefantes  se les ha permitido en tres ocasiones ventas del marfil  de  sus reservas gubernamentales.

Zambia y Tanzania le han solicitado a la CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) que le retiren al elefante africano el estatus de especie protegida, para realizar una venta única de las provisiones de marfil que tienen acumuladas sus gobiernos, pero este organismo  rechazó la petición.

 Otras naciones africanas, lideradas por Kenia y Mali, piden que se imponga una prohibición de 20 años a todas las exportaciones de marfil. Aducen que el comercio legal estimula la caza furtiva, que  ha estado creciendo en estos últimos 10 años. Sin embargo, la organización  Traffic (que está encargada de reunir información sobre caza ilegal de elefantes y de contrabando de marfil)  mantiene  que si el comercio de vida salvaje se realiza bajo estándares de sostenibilidad, se avanza en la satisfacción de las necesidades humanas, se apoya a las comunidades locales y las economías nacionales, ayudando a motivar la conservación de las especies.

Caza ilegal, el principal problema 

La mayoría de los conservacionistas manifiestan que la caza ilegal es el problema más acuciante para los elefantes africanos, más que las ventas autorizadas.

“La caza y el mercado ilegal del marfil en África central y occidental deben ser eliminados efectivamente antes que tenga lugar cualquier venta de marfil“, dijo Elisabeth McLellan, directora del programa de especies de la organización ecologista WWF.

            

Autora: Adriana Jiménez

Esta entrada foi publicada en 4. Biodiversidade e etiquetada , , , . Garda o enlace permanente.

One Response to “No” a la venta de marfil

  1. david regueira di:

    É unha pena que os gobernos destes países non se preocupen por estes temas. Porque gozan de animais que só os hai nesa zona do mundo e, en moitas ocasións son reclamos turísticos.

Deixa unha resposta