Un mecanismo cerebral explicaría las recaídas en el alcoholismo.

imagen

Investigadores de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos) han identificado un mecanismo cerebral que facilita la motivación por el alcohol después de una amplia abstinencia. El trabajo, que se publica en la revista ‘Neuron’, podría abrir nuevas vías de tratamiento para esta adicción.

Trabajos anteriores han sugerido que las personas, lugares y objetos asociados con el consumo de alcohol son potentes desencadenantes de la recaída y que el deseo de alcohol y drogas puede aumentar a lo largo de una abstinencia prolongada. Sin embargo, aún no están claros los mecanismos que subyacen este deseo patológico por el alcohol.

Según explica F. Woodward Hopf, director del estudio, “los paradigmas animales pueden modelar aspectos cruciales de la adicción humana y estos paradigmas ayudarán a dilucidar los mecanismos moleculares y celulares que dirigen las conductas de búsqueda de drogas y, como consecuencia, facilitar el desarrollo de nuevas intervenciones terapéuticas para la adicción”.

Los científicos estudiaban cómo la adicción al alcohol impacta en una parte del cerebro llamada núcleo accumbens (NAcb) que se conoce por su importancia en los estímulos que dirigen las conductas motivadas dirigidas a objetivos. Los autores examinaron el cerebro de ratas que habían pasado casi dos meses de autoadministración de alcohol o azúcar y después un periodo de abstinencia de tres semanas.

Las ratas que habían consumido alcohol, pero no las que consumieron azúcar, mostraron una mayor actividad eléctrica en el centro del NAcb tras la abstinencia. La mayor actividad se debe a una inhibición de los canales de potasio activados por calcio de conductancia pequeña.

La activación farmacológica de estos canales produjo una mayor inhibición de la actividad de NAcb en las ratas abstinentes al alcohol frente a las abstinentes al azúcar y redujo la búsqueda de alcohol pero no la del azúcar tras la abstinencia.

Los autores concluyen que las menores corrientes en los canales de potasio y una mayor excitabilidad del centro de NAcb representa un mecanismo crítico que facilita la motivación de búsqueda del alcohol después de la abstinencia.

Antonello Bonci, coautor del trabajo, apunta que sus descubrimientos son especialmente excitantes porque un fármaco utilizado durante más de 30 años como relajante muscular, la clorzoxazona, activa estos canales de potasio. “Aunque los canales de potasio no son la única diana de este fármaco y puede presentar una variedad de efectos secundarios, proporciona una oportunidad inesperada y muy excitante para diseñar ensayos clínicos humanos que examinen si la clorzoxazona, u otros activadores de estos canales, reducen el consumo excesivo o patológico de alcohol”, concluye Bonci. 

Autor: Pablo Rodríguez

Esta entrada foi publicada en 3. Saúde e calidade de vida e etiquetada , , . Garda o enlace permanente.

6 Responses to Un mecanismo cerebral explicaría las recaídas en el alcoholismo.

  1. tamara p di:

    Es una pena que el 80% y 90% de las personas tratadas para el alcoholismo sufran recaídas, incluso después de años de abstinencia.

    Según me he informado, tratar de dejar de beber es más complicado de lo que me parecía, ya que el cerebro busca restaurar lo que percibe como su propio equilibrio. Las mejores armas del cerebro contra la abstinencia son la depresión y la ansiedad (los equivalentes emocionales al dolor físico) que continúan atrayendo a la persona alcohólica hacia el beber mucho más después de que los síntomas de abstinencia físicos se hayan detenido.
    Ni la inteligencia es un aliado en este proceso, porque el cerebro empleará todos sus poderes de racionalización para persuadir al paciente a que regrese a beber. Es importante darse cuenta de que cualquier cambio de vida puede causar aflicción temporal y ansiedad, hasta cambios para el bien. Con el tiempo y la sustitución de otros placeres saludables, esta conmoción emocional se debilita y puede superarse.

    -Otro de los problemas más difíciles que una persona con alcoholismo enfrenta es estando alrededor de las personas que pueden beber socialmente sin peligro. Un sentido de aislamiento, una pérdida de gozo y la creencia del ex bebedor de que lástima guia el comportamiento de un amigo, puede conducir a la soledad, a la autoestima baja y a un deseo fuerte para beber.

  2. pablo rodriguez di:

    Otro de los principales problemas es el considerarlo rutina y asociar determinadas situaciones y compañias al consumo, lo que hace que recaigas fácilmente al salir del tratamiento y volver a la vida normal, lo que tiene que suponer un cambio total de amistades con las que ibas y el no volver a la vida de antes para que el cuerpo no te pida la bebida. Debe de ser algo muy difícil psiquicamente y emocionalmente de salir.

  3. tamara p di:

    Tambièn añadiría que los medios de comunicación representan los placeres y el humor de beber en anuncios y en la programación. Los beneficios médicos de beber leve a moderadamente con frecuencia se divulgan, dando a los ex bebedores la excusa de regresar al alcoholismo para su salud.

  4. diego frade di:

    Yo pienso que el pequeño grupo de personas que pasaron por una etapa de su vida en la que han sido alcohólicas, y lo han superado, entorno al 15% de los que han sufrido esta patología, tienen un gran mérito porque debe de ser muy difícil superar el alcoholismo y hace falta mucha fuerza de voluntad y largas sesiones de terapia para ello. Creo como conclusión que debemos beber con moderación y no abusar del alcohol.

  5. tamara p di:

    Siguiendo con lo que comenta mi compañero Diego Frade, debemos hacer caso a las numerosas campañas contra el alcoholismo, y si todavía no te has dado cuenta, aquí os dejo algunas.

    http://www.youtube.com/watch?v=UavRgh61o9A

    http://www.youtube.com/watch?v=_h6wvyFe4Qo&feature=related

    http://www.youtube.com/watch?v=fFTRczjhAc4

  6. pablo rodriguez di:

    El alcoholismo es un problema, hace tiempo oí en las noticias que dentro de unos años nuestra generación sería más propensa a caer en el alcoholismo, debido al botellón y todas las fiestas en las que prima el alcohol como fuente de diversión. Cada vez disminuye más la edad de la primera copa y la primera borrachera, pienso que es algo que se debería de controlar y sobre lo que se debería de informar a los jóvenes más a menudo para que sepan a lo que se exponen realmente y los riesgos que conlleva.

Deixa unha resposta